Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

miércoles, 31 de diciembre de 2014

La gran ave (Saga Épica - Cap.2)



“La gran ave o aeronave con alas de águila y plumas metálicas es libre”

……………………………………………………………………..

La aeronave volaba por sobre un colchón de nubes blancas a diez mil metros de altura y velocidad crucero.
A cargo de los controles estaban el primero y segundo oficial, mientras el comandante dormía en una cucheta de la cabina de comando, haciendo uso de su descanso reglamentario, correspondiente a largas travesías como lo era ésta. El vuelo registraba una calma navegación, hasta que el radar detectó unas enormes nubes, marcándolas en sectores rojos y señalando las células de tormenta con su núcleo de mayor actividad turbulenta, el cual debía ser esquivado. El gráfico mostraba la poderosa tormenta eléctrica, cuyos rayos se extendían en líneas de fuego amenazando a la aeronave de no cruzarse a su paso. Los pasajeros dormían como la mayoría de la tripulación de asistentes, de los cuales sólo dos estaban activos en su labor.
Ante tal alerta, el comandante fue despertado por un oficial y se ubicó en su asiento de comando, ajustó su cinturón de seguridad, chequeó el tablero de instrumentos, observó al radar y dirigió al piloto automático, pasando entre los dos grandes penachos de amenazantes cumulonimbus, que quedaron a los costados de la aeronave. Algunos pasajeros despertaron -entrando en pánico-, así como la tripulación toda que se preparó para una posible emergencia. El comandante con experiencia ante tales furias climáticas, logró una vez más, traspasar la poderosa masa en una intensa turbulencia sin poder evitar el balanceo del avión y esquivando rayos que se disparaban a lo alto y ancho.
Al cabo del peligro climático, la aeronave fue estabilizada.
Pasadas unas horas y en un diáfano cielo iluminado por un sol naciente, que asomaba con los tonos naranja, la aeronave comenzó a descender lentamente dirigiéndose a su destino: “una gran isla que no se encontraba muy lejos”.
En vuelo rasante -luego de un marcado descenso-, sobrevoló al barco, y al hacerlo, se le impregnaron tonalidades de colores luminosos.
Los pasajeros iban viendo para su asombro que el fuselaje metálico de la aeronave se transformó en un material transparente, sintiéndose suspendidos en el aire sin apoyo alguno, como si estuvieran bajo el efecto de alucinógenos, temerosos de lo que estaba sucediendo y no poder dominar el vértigo por la situación que escapaba a  su control.
Ya en descenso de aterrizaje, aproximándose a la gran isla, el avión entró en zona; el comandante se comunicó por radio con los controladores de la torre de control aéreo, avisando de su arribo.
Desde lo alto se podía ver “la gran isla” de forma irregular, con una extensión de acantilados, donde las olas golpeaban a las rocas con furia por ser zona de mar bravío. Del lado opuesto se divisaban serenas playas con una clara línea de espuma blanca, que dejaba el mar como señal que allí terminaba su dominio para darle paso a la calidez de la arena. En un costado se encontraba un pequeño archipiélago de islas menores muy diferentes entre sí. En su interior una intensa vegetación de todos los verdes, entremezclada con poblados de casas de diferentes diseños arquitectónicos y diversos coloridos.
Aterrizada la aeronave, se abrieron sus puertas y los pasajeros descendieron en ordenada fila, por una manga que finalizaba en una enorme sala con altas paredes doradas, con su techo en cúpula y arabescos moros.
Nadie los recibió a su llegada.
Los pasajeros permanecieron en el lujoso recinto de exquisita decoración, y suntuosos sillones tapizados en terciopelo; una ambientación creada por finos artesanos y profesionales ebanistas, que invitaba al reposo.
Todos en absoluto silencio, mirándose entre ellos con actitud de desconfianza, mientras el miedo se hacía notar en sus miradas a medida que pasaba el tiempo. Ante tanta incertidumbre que ya no soportaban y buscando respuestas que nadie daba, fueron saliendo por puertas de arquitectura abovedada y finamente talladas.
Al salir, los pasajeros -que ya no lo eran, se encontraron en espacios exteriores de exótica vegetación que emanaba aromas florales y frutales, perfumando el aire e incitando a inhalar esas fragancias. Por sus espacios caminaban animales de especies desconocidas, acompañando a personajes vestidos con trajes labrados, de sedas de Oriente, brocados y géneros de todos los países del mundo como así tejidos de telares artesanales con extravagantes diseños.
“Quien arribaba  a la isla, nunca se iría de ella”.
La gran isla estaba habitada por gente originaria de los cinco Continentes, por lo que constituía una población cosmopolita, rica en razas originarias que fueron fusionándose entre ellas surgiendo nuevas, de una belleza y rasgos únicos, potenciados con originales colores de pieles. Las combinaciones genéticas producidas en las fusiones generaron razas humanas de brillante inteligencia, con nuevos paradigmas desprovistos de creencias y miedos, y tan puros como las primeras tribus que no poseían el Ego. Los habitantes de las razas originarias, habían edificado sus viviendas de acuerdo a sus costumbres, cultura y religión de sus países natales. La diversidad de idiomas que dificultaba en su origen la comunicación, hizo que desarrollaran la telepatía.
Las nuevas especies o razas humanas o nuevas etnias sólo existían en la gran isla, al igual que animales nacidos de manipulación genética y experimentos de los científicos biólogos que habitaban la isla.
En el extremo sur, se encontraba un monumento Etrusco, y en toda ella se destacaba el arte de la orfebrería, e innovadoras construcciones navales aparcadas en sus costas, rodeadas de un mar azul.

La aeronave permanecía en la pista sin poder despegar ya que ninguna torre de control existía allí y nadie expendía combustible para la misma. Al bajar los pasajeros, las puertas se cerraron, quedando selladas con la tripulación adentro.
“En el tiempo del no tiempo se transformó en una gran ave o aeronave con alas de águila y plumas metálicas; levantó vuelo fundiéndose en la nada sin rumbo”.
El comandante ocupaba su puesto de comando, junto al oro de su tesoro custodiado por un Guerrero y sólo él tenía acceso, ya que era el Poder; se conectaba con la Creación, ese estado tan puro opuesto a la oscuridad de los pensamientos en la Fuerza que se encontraba el resto de la tripulación, inactiva y temerosa por ese vuelo en la nada.
La gran ave o aeronave con alas de águila y plumas metálicas, poseía un doble, pero era un vehículo energético en estado atemporal que contenía el pasado, presente y futuro, a la vez generaba potenciales futuros esparcidos en el Universo.

…………………….

En coordenadas paralelas navegaba el barco y volaba la gran ave, ambos sin rumbo en la nada.




Elsa Gillari
Código: 1412182802164
Licencia: Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario