Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

viernes, 12 de mayo de 2017

miércoles, 10 de mayo de 2017

Maestro interior











Serie: Dibujos bocetos con grafito (año 2001)

(clic sobre imágenes para ampliar)

Elsa Gillari
©


(...) Yo no quiero vivir en un mundo sin catedrales, necesito el brillo de sus ventanas, su silencio fresco, su silencio imponente. Necesito la santidad de las palabras, la grandeza de la poesía, pero tanto como eso necesito la libertad, la libertad de rebelarme contra todo lo que es cruel en este mundo, pues una cosa no es nada sin la otra y nadie puede obligarme a elegir (...)
(...) Dejamos atrás algo de nosotros mismos al salir de un lugar, permanecemos ahí a pesar de habernos ido, y hay cosas en nosotros que sólo podemos encontrar de nuevo, cuando regresamos allí, viajamos a nosotros mismos, al ir hacia un lugar donde vivimos parte de nuestra vida, sin importar lo breve que haya sido (...)
Fragmentos de "Tren nocturno a Lisboa"

Nacimiento






La Chamana percibió la señal
que era tiempo de parir.
Prendió su tabaco para la ocasión
limpiando el aire con el fuego
se colocó collares de semillas,
coloridas plumas de aves y metales.
Se dirigió al lugar elegido
acompañando a la parturienta
que al llegar, apoyó sus brazos
sobre  troncos caídos
del Árbol Sagrado,
en cuclillas mirando al sol.
Pujó una sola vez dando a luz
a su primogénito, sin dolor.
La Chamana, dio la bienvenida a su espíritu,
lo tomó suavemente hasta apoyarlo
junto al corazón de su madre
quien lo sostuvo con sus brazos
mientras se iluminaba su ombligo.
Cortó el cordón umbilical
con un trozo de madera
del Palo Santo.
Depositó la placenta
dentro un cuenco de terracota
para ser utilizada en sanaciones. 

Regresaron caminando a la aldea
donde fueron recibidas por las mujeres
matriarcas, doncellas y ninfas
quienes cantaban canciones
de augurios de felicidad
al recién nacido y su madre.





Geometría Fractal

(clic sobre imágenes para ampliar)


ELsa Gillari
©

Aire


Serie: Dibujos bocetos con grafito (año 2001)


Jamás olvidaré
cuando joven
volaba como águila;
en fuselaje pequeño
con alas metálicas,
timón, pedales,
un motor a hélices:
¡Cómo disfrutaba!

Jamás olvidaré
cuando acaricié
las nubes con mis manos
neblina
ese día...
¡Ese, que me nacieron alas!

¡Qué pena!
no poder recordar
aquella situación nefasta
sepultada en el pasado
que destrozó mis alas
¡Cómo sangra y sangra...!

en mis oscuros silencios
de lágrimas olvidadas
aparece su fantasma
(no lo reconozco)
.
.
... y sonrisas con recuerdos
de cuando volaba
con mis alas de águila
y plumas metálicas.

.




Elsa Gillari
©