Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

viernes, 12 de enero de 2018

A veces...





Pintura Digital

(clic sobre imagen para ampliar)



A veces...
me disfrazo de artista visual
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me disfrazo de escritora, poeta
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me disfrazo de escultora
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me disfrazo de ave
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me disfrazo de flor
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me disfrazo de bruja
para que nadie sepa quien soy.
.
A veces...
me muestro tal cual soy
pero nadie quiere verme
prefiero disfrazarme
para que nadie sepa quien soy.



jueves, 11 de enero de 2018

Año Perro de Tierra


Pintura Digital

(clic sobre imagen para ampliar)




©Elsa Gillari

Como crisálidas


Geometría Fractal

(clic sobre imagen para ampliar)


Cada vez menos
hasta llegar al vacío
de la nada
a la oscuridad absoluta
como al principio.
.
Espacio más profundo
en laberintos de cristales
opacos, tallados, polarizados
manos vacías
buscando la salida.
.
Un punto de luz
se agranda y se agranda
cada vez más.
.
Los viejos a un lado
los jóvenes al otro
la unión es imposible
por el egoísmo individual
prejuicios, sufrimientos, culpas.
.
.
.
Un gladiador
acaba de morir
entre las fauces
de las bestias.
.
Sólo ha quedado
su luz blanca azulada, fosforescente
la forma de su esencia
sin la materia densa
desgarrada, ensangrentada
mutilada
por las bestias.
.
Ninguna se atrevió
a devorar su corazón


Enero 11/2018

sábado, 6 de enero de 2018

Amigos


Café

(clic sobre imagen para ampliar)




Un amigo es haber elegido una semilla, sembrarla, acompañarla a crecer, protegerla de las tempestades hasta que se fortalezca y cuando da sus frutos a cosecharlos, saborearlos... es como un árbol de naranjas o manzanas o ciruelos. El árbol permite que saborees de sus frutos sin pedirte nada a cambio.
Un amigo es ese que va a tu casa y  te ayuda a preparar la cena… ese, que se siente como si estuviera en la suya.
Los amigos no se rigen por el día marketing para festejar.
El día del amigo es cuando nos reunimos en la casa del gordo a comer un asado, o cuando venís a la mía y te quedas a dormir, porque de tanto hablar se hizo tarde para volver a tu casa.
El día del amigo es cuando nos acompañamos a comprarnos ropa y nos decimos qué nos queda bien y qué no.
El día del amigo es ese momento que estás destruido y tu amigo te acompaña en silencio.
El día del amigo es cuando le envías un WhatsApp pidiéndole que necesitas hablar con alguien, ir a tomar un café porque tu cabeza explota y ahí está firme a escuchar tu catarsis.
El amigo es cuando son las 04.00 am y chateas con ese que te hace reír sin darte cuenta de la hora, esos momentos compartidos de risas espontáneas que tan bien hacen al alma.
El amigo es ese que vive lejos muy lejos de tu casa y viaja a visitarte, a quedarse unos días en la tuya y vos lo atendés como uno más de tu familia y al despedirse de regreso caen lágrimas.
Los amigos no usan reloj ni conocen el calendario, no tienen día, tienen millones de minutos compartidos en las buenas y las malas, en presencia o por la red, en viajes juntos, diversiones, travesuras, complicidades.
Los amigos tienen esa magia que aparecen cuando más se necesitan porque  habitan en nuestro corazón y nosotros en el de ellos con sumo respeto resguardando el código de la amistad.




©Elsa Gillari

viernes, 5 de enero de 2018

Trascendiendo





Trascendiendo

Pintura Digital

(clic sobre imagen para ampliar)



Sus labios sangran tinta roja manchando el piso de la prisión, se multiplican las huellas al pisar su propia sangre que a la vez rompen trozos del mismo que resulta débil ante tanta fortaleza al caer con todo su peso... el piso se rompe, se quiebra, en partes es polvo; quiere esquivarlas pero no puede, resulta imposible en tan reducido espacio dentro de muros y gruesos hierros.
Y se infla... se infla como un pez globo momificado sin inteligencia, no ve la prisión, no siente el Síndrome de Estocolmo porque está disfrazado de protección. No ve como rompe sus poemas, sus pinturas, que esconde en lugares secretos para nunca ser descubierta su obra.
El carcelero le suministra lo necesario, lo básico para su supervivencia, escribiendo con tinta azul los gastos que le produce y le reprocha, se queja y se queja de cuán caro le cuesta mantener su pertenencia imaginaria.
No recibe visitas; nadie quiere verse en el espejo de la creación.







miércoles, 3 de enero de 2018

Más Geometría Fractal...


Escorzo



Era de Hielo



¡Oh... qué belio!



El encuentro...



Ojos de gato... Gatos


(clic sobre imágenes para ampliar)


©Elsa Gillari