Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

viernes, 18 de noviembre de 2016

TrasPasar



Dedicado a:

Ambar y Charo

Semillitas de Luz 

Copitos de Algodón

Pimpollos de Fresca Fragancia

¡Gracias, Hermosas!



Elsa Gillari


lunes, 7 de noviembre de 2016

Orígenes



Música

"Las cuatro Estaciones"

Antonio Vivaldi


Fotografías 
fuente:

Copilaria anilor 80-90
https://www.facebook.com/COPILARIA80/ 


Compaginación y Edición

Elsa Gillari





viernes, 21 de octubre de 2016

La Boda


Te volvería a elegir
por tu mirada transparente
sincera, noble, honesta.
El aroma de tu piel
tu fuerza taurina
esa de la tierra
aunque...
más allá de la materia
te volvería a elegir

por Ser Puro Amor.


(clic sobre imagen para ampliar)



Elsa Gillari
Copyright
©

jueves, 20 de octubre de 2016

domingo, 16 de octubre de 2016

Pensamientos en Pugna


Pintura Digital

Pensamientos en Pugna

La fuerza de los pensamientos, electricidad de la mente, energías oscuras de odio, sufrimientos, culpas, miedos, confrontando al poder del amor, del magnetismo del corazón que las transmuta a luz, a ondas magnéticas.
Estado del alma confundida entre lo corruptible e imperecedero de la mente y lo incorruptible e imperecedero del espíritu.
Que el amor se nos manifieste siempre.


¡Gracias!



(clic sobre imagen para ampliar)

Elsa Gillari
Copyright
©

viernes, 14 de octubre de 2016

domingo, 25 de septiembre de 2016

Árbol Genealógico: Serie


Las Raíces

 El Origen...



Hombre+Mujer+hijo/a= Sistema Familiar
Sistema Familiar elige su territorio
Sistema Familiar=Tribu
Tribu: El Hombre vigila, la Mujer cuida.
La suma de tribus que las une en lazos
sanguíneos/genéticos/genealógicos=Clan.
Clan=Árbol Genealógico





Contemplación
Magnetismo del Corazón
Siete Generaciones
El Amor

Para Charo...
¡Gracias!





La Sombra
Memorias Celulares Tóxicas
Yoes del pasado
Las trampas del Ego Inferior
Los mandatos Ancestrales
Los Secretos no revelados
Memorias Celulares Ancestrales
Tiempo de Tribulaciones
Resistencia al cambio
Miedo al cambio

¡Gracias!






Mi mente corruptible e imperecedera
me hizo trampas peligrosas
haciéndome creer que me había ido
del territorio paterno
del cual jamás me fui
hasta hoy que pasé a despedirme
de los escombros
mientras la matriarca dormía plácidamente
ordenando el pasado.
Las memorias ancestrales en mis células
contenían la información secreta
del árbol.
Me atosigaban
confrontándome al lienzo en blanco
para liberarse
de los secretos nunca revelados.
Necesitaban ser plasmados por mí
para sanar su toxicidad.
Capas de pintura sobre pintura
en un caos ruidoso de voces
expresándose al unísono
me alejaban del silencio creativo
confundida y angustiada
mezclaba sangre y lágrimas con óleos...
en esos sagrados actos de psicomagia
transmutando oscuras energías genéticas
con mis pinceladas de luz.
No fue suficiente con haberlos pintado.
En esa primera etapa
no había aprendido a leer

la información en mis células.





Se incendió…
un sector del bosque
ese de árboles muertos
de energías ancestrales
oscuras
de fantasmas confundidos
vagando entre los vivos.
La madre Tierra
envió su fuego.
Quedaron cenizas
y un olor nauseabundo
a cuerpos cremados
se aferró a mi piel
a mis memorias ancestrales
celulares
a mi campo morfogenealógico.
Presencié mi velatorio
de todas mis muertes
sin haber partido aún.
Junto al bosque incendiado
había semillas creciendo
de Robles, Fresnos
Paraísos, Eucaliptus
colaborando también
un Algodonero
  añejo Árbol de la Abundancia
esparciendo sus semillas

hasta la rosada.






Un Trono de Linaje


La reina madre no puede abdicar su trono, ya que en el gran sillón cobrizo cubierto de brillantinas, se le ha adherido su vestido bordado con perlas de plástico y piedras de vidrio opaco.
Sus anillos y colgantes de metal barato se incrustaron en su piel, como si quisieran beber de su sangre azul. La tiara se le ha caído hace tiempo, pero no se anima a recogerla, prefiere contemplarla desde su trono y aunque no la tenga puesta sabe que está allí, junto a ella. Por su inmovilidad no alcanza a ver las telarañas que la envuelven.
La corte está alborotada.
Su hijo el príncipe le rinde pleitesía sin poder apartarse de su lado, ni montar su corcel huyendo del palacio. La duda lo atormenta.
La princesa, sigue en su torre esperando al príncipe azul que no llegará... y lo sabe. Se asoma a ver el paisaje, con sumo cuidado ya que teme caer al vacío.
La princesa, cansada del encierro, mutiló su cuerpo, sabiendo que adquiriría poder para dominar a los habitantes del palacio, pero no para enfrentar a la reina madre en su territorio.
Mientras, en el reino vecino en que el príncipe es rey, su prole y su palacio lo esperan hace años...





(clic sobre imágenes para ampliar)

Elsa Gillari
Copyright
©