Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

viernes, 16 de junio de 2017

Dos/Corazones




Tu abrazo calma mis pensamientos
mis vísceras se re-acomodan
produciendo un vacío,
inexplicable, placentero, relax-ante tan
perfecto él...
tan eco, tan silencioso y melodioso a la vez
corazones latiendo al unísono del amor
entre semifusas luminosas
que me muestran
medias Lunas en el Universo.

La presencia de la ausencia,
la ausencia de la presencia.

Un flujo energético natural
fluye desde el cuello de mi útero
hasta mi corazón
por ese meridiano
infinito que se mueve
en Möbius...
movimientos, giros
me elevo, desciendo
en el no tiempo
donde...
me encuentro con Cenicienta
y jugamos a ser magas
nos subimos a un carruaje
de calabaza roja y naranja
en el bosque alquímico
donde los árboles bailan
los duendes y hadas ríen
escondiendo nuestra varita mágica
(igual volvemos)

Observa ¡Qué hermosa Crisálida!

En mis sueños no sueños
vuelo como ave
a veces paloma...
otras abeja o calandria
otras Águila blanca
hasta acurrucarme a reposar
en la cima junto a un Cóndor
que me cobija bajo sus alas
tan cálidas... tan madre.

Parada, en un punto de la cima
miré hacia arriba, lloré
al ver mi luna herida.
El vacío volvió a ser vacío
otras, la nada
saludable, generoso
en abundancia.

Soy argenta
soy la desembocadura
del Río de la Plata
soy un útero iluminado
como un Faro
soy un corazón unido
al Universo
soy ying yang.
Soy...


Elsa Gillari
©




miércoles, 7 de junio de 2017

Rosa


(clic sobre imagen para ampliar)


Semillita de Luz...
me regaló una rosa 
color tierra
nacida de su verde corazón


(me la trajeron los vientos)


Elsa Gillari
©




viernes, 12 de mayo de 2017

miércoles, 10 de mayo de 2017

Maestro interior











Serie: Dibujos bocetos con grafito (año 2001)

(clic sobre imágenes para ampliar)

Elsa Gillari
©

Nacimiento






La Chamana percibió la señal
que era tiempo de parir.
Prendió su tabaco para la ocasión
limpiando el aire con el fuego
se colocó collares de semillas
con plumas de aves y metales.
Se dirigió al lugar elegido
acompañando a la parturienta
que al llegar, apoyó sus brazos
sobre unos troncos caídos
en cuclillas mirando al sol.
Pujó una sola vez dando a luz
a su primogénito, sin dolor.
La Chamana, dio la bienvenida a su espíritu,
lo tomó suavemente hasta apoyarlo
junto al corazón de su madre
quien lo sostuvo con sus brazos
mientras se iluminaba su ombligo.
Cortó el cordón umbilical
con una varilla de Milenrama.

Regresaron caminando a la aldea
donde fueron recibidas por las mujeres.





Geometría Fractal

(clic sobre imágenes para ampliar)


ELsa Gillari
©

Aire


Serie: Dibujos bocetos con grafito (año 2001)


Jamás olvidaré
cuando joven
volaba como águila;
en fuselaje pequeño
con alas metálicas,
timón, pedales,
un motor a hélices:
¡Cómo lo disfrutaba!

Jamás olvidaré
cuando acaricié
las nubes con mis manos
ese día...
¡Ese, que me nacieron alas!

¡Qué pena!
no poder recordar
ese "maldito secreto"
de aquella situación nefasta
sepultada en el pasado
que destrozó mis alas
¡Ay... cómo sangra y sangra...!

en mis oscuros silencios
de lágrimas olvidadas
aparece su fantasma
(no lo reconozco)
.
.
y sonrisas con recuerdos
de cuando volaba
con mis alas de águila
y plumas metálicas.


Jamás podrán cortar
la liviandad
de mi alma
emplumada.




Elsa Gillari
©

lunes, 17 de abril de 2017

Movimientos


Todo está en continuo movimiento...

Arte Digital

(clic sobre imagen para ampliar)




Elsa Gillari
copyright


jueves, 6 de abril de 2017

Inteligencia Superior




Pintura en técnica mixta sobre cartón y fotografía 
de la misma con tratamiento digital

(clic sobre imagen para ampliar)



Elsa Gillari
©

viernes, 31 de marzo de 2017

El Poder del Amor



Geometría Fractal - Elsa Gillari



Allí quedó mi corazón
en esa gran Isla
del Pacífico.
Con olor a azufre
que desprenden
sus Geisers.
Desde una colina
Contempla
las verdes praderas
con ovejas pastando.
En sintonía por aire
en lo alto del volcán
con su lava petrificada
baja mi corazón
a la playa
recogiendo caracolas
milenarias
admira...
la inmensidad del mar
golpeando olas
en una ladera
de peñascos
mientras, las gaviotas
le danzan,
le ponen alas blancas.
Justo allí...
en esa tierra de luz
en el Pacífico
quedó mi corazón
que me sonríe

a la distancia.




Elsa Gillari


©

domingo, 26 de marzo de 2017

El nido vacío



Jodido el síndrome del nido vacío, tiene tantas subidas y bajadas que aunque subas varios escalones y lo vas boxeando a peso pesado, te aparece un espejo por ahí de sorpresa que te deja alfombra de una.
Mirás al frente y tu corazón explota de alegría.
Mirás para atrás y ves una cama vacía.
Entonces, tratás de huir con los ojos vendados, pero no resulta.
En la oscuridad y el silencio sentís la nada... sentís el horror del vacío.
Y allí... justo allí, en ese espacio que tanto duele llorás hasta cansarte, te trepás por las paredes del vacío, de ese, que tantas veces estuviste y seguís subiendo sin parar hasta ver la luz de nuevo.




Elsa Gillari

©

jueves, 23 de marzo de 2017

Carta a la vida




Estimada Vida

Con todas las piedras que pusiste en mi camino, te aseguro que me alcanza para construirme una cabaña.
Con todas las injusticias que me mandaste soportar lograste reforzar mi tolerancia y paciencia.
A cada paso que daba me ponías depredadores.
Me hiciste vivir tantas situaciones límites estando en riesgo mi vida para así aprender a sobrevivir sola. 
Y, la peor, fue las tantas veces que me pusiste de Chivo Expiatorio, esas experiencias re contra injustas y traumáticas fueron demasiado duras.
Si estoy sana física, mental y emocionalmente, con todas las que me hiciste padecer es porque soy resiliente, sino, caía mal en la primer trompada que me diste.
Me obligaste a ser fuerte sin que te lo pida, poniendo a prueba mi temple y fortaleza.
A pesar de lo mal que me trataste te sigo amando y respetando ¡Gracias!
Aunque también reconozco que me diste bastantes alegrías y gratificaciones, tiempos de inmensa felicidad para mantenerme en equilibrio. Me permitiste disciplinar mi talento innato y expresarme libremente. Por tu mal trato pude reconocerme como parte de mi origen, allá en ese inmenso espacio de luz en el Universo llamado Creación.
También, decirte que no sos culpable de nada ya que fue mi libre elección llegar al Auto Conocimiento que sólo se logra con tus crueles enseñanzas.

Atentamente
Tu discípula







Elsa Gillari
©

miércoles, 15 de marzo de 2017

Amo...




Geometría Fractal

(clic sobre imagen para ampliar)



Amo...
esa quietud melodiosa
de las montañas rocosas
a ocres cálidos de arenas desérticas
nacidas de ancestrales bosques
que dieron vida
a los mares tropicales,
a arrecifes de corales.
Amo...
las pieles color ébano
primigenias raíces de la tierra,
a las cobrizas del norte y del sur
y a los vientos que las guiaban.
Amo...
a los espíritus nómadas,
a las tribus con sus Matriarcas
Doncellas y Ninfas
con formas de lunas.
Amo...
a la perfecta Creación
en continuo movimiento.


Elsa Gillari

©

jueves, 9 de marzo de 2017

La Escalera

La Escalera
Acrílico sobre papel misionero, 97X67 cm. (1988) 

(clic sobre imagen para ampliar)



Ocho escalones...



Siete escalones...



Seis escalones... (llegaré)



Cuatro escalones... lo logré, pasé la peor




Cinco escalones... 
¡Es que había visto tanta luz que creí haber llegado! 
Pero no, sigo en la dualidad miedo/amor





Cinco escalones... 
Estoy muy cansada, me duelen las piernas pero desde aquí 
no hay retorno, debo continuar...




Cuatro escalones... 
A mayor elevación más será la oscuridad a ver sin miedo.




Tres escalones... 
La luz es intensa, la unidad en el amor está más cerca...








Elsa Gillari

©

domingo, 5 de marzo de 2017

En el camino


Geometría Fractal

(clic sobre imagen para ampliar)



A veces...
mi alma se pierde
en la oscuridad
de los pensamientos.
La siento, como una pequeña luz
que se mueve
buscando la salida,
dando vueltas y vueltas
en el camino infinito
entre el cielo y la tierra.
Parece ser
una cinta de Möebius.




Elsa Gillari
©



jueves, 23 de febrero de 2017

QuidMísticA





Pintura con acuarelas sobre cartón  más tratamiento digital

(clic sobre imagen para ampliar)


© Elsa Gillari 



domingo, 12 de febrero de 2017

Tus manos y la mentira - Nâzim Hikmet (1901-1963)


Nâzim Hikmet (1901-1963)

solía decir: 
"Soy poeta, 
voy silbando por las calles 
y dibujando en las paredes 
mis poemas en forma de rayos..."



Tus manos y la mentira

Graves como las piedras,
Tristes como canciones de presidio,
Pesadas y macizas como bestias de carga,
Tus manos se parecen
al rostro endurecido
de los niños hambrientos.
Ágiles, laboriosas como abejas,
Pródigas como ubres desbordantes de leche,
Intrépidas lo mismo que la naturaleza,
Bajo su dura piel, tus manos guardan
la amistad y el afecto.
No está nuestro planeta sostenido
por los cuernos de un buey:
Tus manos lo sostienen...
¡Qué hombres, nuestros hombres!
Los mantienen a fuerza de mentiras,
Siendo que andan hambrientos,
Faltos de carne y pan,
Y dejan este mundo, al que cargan de frutos,
Sin poder verlos en la mesa propia
ni siquiera una vez.
¡Qué hombres, nuestros hombres!
Sobre todo los de Asia, los de África,
del medio Oriente, del Cercano Oriente,
los de las tantas islas del Pacífico
y los de mi país,
es decir, mucho más del setenta por ciento
de los hombres del mundo:
Están adormecidos, están viejos,
Siendo listos y jóvenes como lo son sus manos...
¡Qué hombres, nuestros hombres!
Ustedes, mis hermanos de América o Europa,
Tan alertas y audaces,
A quienes, sin embargo, los aturden
lo mismo que a sus manos,
Y les mienten,
y los hacen marchar...
¡Qué hombres, nuestros hombres!
Si mienten las antenas de las radios,
Si mienten las enormes rotativas,
Si miente el libro y mienten los afiches,
Si mienten los anuncios de los diarios,
Si mienten las desnudas piernas de las muchachas
en el teatro y en el cine,
Si hasta mienten las canciones de cuna,
si miente el sueño, si el pecado miente,
si miente el violinista de la boite,
Si miente el plenilunio
en las noches sin ninguna esperanza,
Si mienten la palabra,
el color y la voz,
Si miente el que te explota,
El que explota tus manos,
Si todo el mundo y todas, todas las cosas mienten,
a excepción de tus manos,
Es para que tus manos siempre sean
dóciles como arcilla,
ciegas como la noche,
idiotas como el perro del pastor,
Y para que jamás se subleven tus manos
Y para que no acabe jamás tanta injusticia
-Ideal del traficante-
Sobre este mundo nuestro,
este mundo mortal
Donde poder vivir
sería lo mejor.

Nâzim Hikmet