Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

jueves, 19 de marzo de 2015

El Restaurador (Poema/Fábula)


Alas Rotas - Acrílico sobre lienzo
Elsa Gillari
(clic sobre imagen para ampliar)




El restaurador despertó con sentidos aletargados

y resabios de una voluntad quebrantada,

sus pupilas recibieron la luz matinal

como a un viejo anhelo incomprendido.

La criatura cayó sin hacer ruido, como una hoja rota

recién desprendida por la brisa, con sus alas deshechas.

Lo miró con ojos negros compuestos, en un rictus de agonía.

–¿Quién eres? –Preguntó la criatura, asustada.

–El restaurador. – Dijo él, sin poder dejar de mirarla.

–Te necesito –Dijo ella. –Aquí estoy –Dijo él.

Y comprobó la fragilidad de sus miembros

con las manos gastadas.


Hurgó en su mochila raída;

desplegó papiros, ungüentos y pócimas;

con instrumentos ancestrales

se dispuso a cumplir su destino.

Calmó sus dolores con los ungüentos,

restauró sus alas y las dotó de nuevas fuerzas.

Por último las cubrió con una fina capa

de polvillo cauterizante.


Cuando la criatura despertó

el cuerpo del restaurador yacía muy cerca.

Ella le tocó su mejilla color ceniza

mientras estrenaba un dolor. Él aún respiraba.

-Levántate, debes seguir tu camino a través de los valles.

-Acabo de comprender... –dijo el restaurador, sonriendo-

Que jamás fui un errante... sino que soy  peregrino.

Dejó de sonreír, y se deshizo en hebras cristalinas.

La criatura tomó los despojos del restaurador

y los colocó sobre una roca cercana,

sus sentidos le dictaron las coordenadas exactas

en que debía alinear la materia del restaurador.


Epílogo:


Al primer soplo de la brisa marina las partículas del restaurador

se elevaron en caprichosos remolinos y retornó a la nada

cuando la tarde comenzaba a tener pereza.


La criatura, sintiendo el apremio del instinto, desplegó sus alas,

remendadas con esmero por el restaurador,

y voló hacia el poniente, en búsqueda de la ruta migratoria.


(El promedio de vida de un restaurador de alas es de un año,

pero depende de cuán pronto encuentre a la criatura a la que fue designado).


(jlms) SINUHÉ




* Agradezco especialmente a Elsa Gillari, por su amabilidad al permitir que utilice su obra "Alas Rotas" para graficar el texto publicado.-

Blog de Sinuhé: http://sinuheeqes.blogspot.com.ar/ 

3 comentarios:

  1. Elsa: Recuerdo que el encuentro del texto con tu obra fue un momento mágico. Y considero que ambos no se encontraron por casualidad. Allí donde vaya tu obra también irá el restaurador errante a cumplir su destino.
    Sinuhé...

    ResponderEliminar
  2. Sigue siendo mágico Jose. Me detuve en: "Que jamás fui un errante... sino que soy peregrino". me llevó a la simbología del camino a Santiago con su símbolo del molusco que significa morir y nacer a una nueva vida. Enseguida vino a mi mente el cap.5 de mi saga épica "La bella Mujer" que está aquí en mi blog más abajo.
    Aquí quedan perpetuados ambos y tal vez sigan el camino juntos en la nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar