Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

miércoles, 31 de diciembre de 2014

La Partida (Saga Épica - Cap.3)



“En la partida muere la materia densa”

……………………………………………….


En el centro de la gran isla con habitantes de los cinco continentes que desarrollaron la telepatía, se encuentra el cementerio.
El cementerio está diseñado sobre una base de tierra cuadrada con sus extremos cercados  por hileras de coníferas, de las que se desprenden sus piñas decorando el suelo, a la vez perfumando el aire con aromas silvestres de sus diferentes especies; en los ángulos se cortan las hileras con muérdagos salpicados de pequeños frutos rojos.
Cuando alguien fallece, los hombres funerarios del comienzo del ritual, se visten con chaqueta y babucha, ambas blancas, y un ancho cinturón morado; preparan el cuerpo para la partida con un ritual que se realiza en el templo funerario, ubicado en el extremo norte del cementerio.
El templo es de una maciza construcción, con anchos y altos muros pintados de blanco, tanto en su interior como exterior, como símbolo purificador de almas. En el centro se encuentra el recinto principal y otros más pequeños a su alrededor. Su cúpula es una pirámide recubierta de una lámina de metal repujada y pintada de blanco. La luz se introduce por grandes ventanales con vitreaux, que durante el día cambian los colores de sus vidrios, generando una iluminación tornasolada. El piso es de mármoles de granos ásperos, lisos, y de colores pasteles fríos con diseños que forman figuras geométricas y entremezclados  símbolos de los arcanos.  La entrada está protegida por un portón de una gruesa madera de roble con herrajes de plata y oro. En el interior del templo se respira incienso, impregnado en el ambiente y sus muros aunque permanezca cerrado.
El ritual lo comienzan sobre una gran piedra rectangular, en el centro del recinto principal. Se deposita sobre ésta, una balsa diseñada para la ocasión, construida con madera de conífera; se la cubre con un panel de tierra húmeda y frescos pétalos de flores exóticas diseminadas en ella. Sobre la misma, se deposita el cuerpo en posición fetal, como dispuesto a nacer a una nueva vida; previamente fue ungido con un compuesto aceitoso, preparado con extractos florales y finas hierbas de Oriente, y envuelto en un lienzo blanco de lino, que se va adhiriendo al cuerpo, mostrando sus formas y recostado sobre su parte izquierda protegiendo su corazón. Terminado el tratamiento al cuerpo, en su plexo solar se le ubica una piedra de oro, sostenida por sus manos ya rígidas, simbolizando su tesoro.
En cada ángulo de la balsa se clava una antorcha con fuego, generado por un aceite que mantiene siempre viva la llama. En todo el templo, continuamente, mientras dura el ritual se puede oír música con sonidos de la naturaleza, melodías de diversas etnias y cánticos corales, algunas de alta frecuencia para así poderse elevar el espíritu del difunto.
Cuando los hombres funerarios acaban con su labor, se retiran del recinto y  se acercan los Shamanes, vestidos con largas túnicas blancas y alrededor de su cuello -llegando a su cintura-, un collar con siete piedras preciosas, cada una del color correspondiente a cada Chakra; en su mano derecha llevan un bastón de madera de ébano representando la oscuridad. Se ubican junto al cadáver en silencio y meditando, rezan mantras que repiten en voz alta y otras en silencio, cumpliendo su misión de acompañarlo a partir; sus discípulos colaboran ocupándose de quemar sándalo, incienso y mirra, junto al difunto y por todo el recinto, en incensarios de bronce de una exquisita orfebrería etrusca. Los pensamientos del difunto, la Fuerza ya fenecida, es despedida con esencias aromáticas, para así ser transmutada, la energía oscura que han dejado antes de partir.
El ritual se realiza sean hombres o mujeres, para acompañarlos en la partida de esta vida hasta que llegue a su morada; también en agradecimiento por su colaboración durante su estadía, con los habitantes de la isla, flora y fauna.
Mientras dura el ritual, la que era su vivienda en la isla, comienza su proceso de auto destrucción; sus muros y techo se van quebrando, rompiéndose de a poco en pedazos, hasta quedar en pequeñas partes formando como una montaña de escombros; debajo de estos se produce una grieta que se va abriendo hasta aparecer una gran fosa en la que caen hasta su fondo. Luego se cierra sola y se cubre con una capa de tierra; en ese nuevo espacio crece una planta con una flor de una especie nueva no existente en la isla.
Dos felinos blancos de sedoso pelaje, similares a panteras de enorme tamaño, son seleccionados para la culminación del ritual.
Terminada la ceremonia, la balsa con el cadáver es retirada del templo y apoyada en el piso junto al portón de entrada, donde esperan los felinos para trasladarla hasta la costa más cercana, en un lento andar. A su arribo en la costa, esperan los hombres funerarios del final de la partida, con gesto de respeto en sus rostros bronceados; vestidos con trajes azules, bordados con piedras preciosas e hilos de plata. Los felinos son liberados de la balsa con el cuerpo y las cuatro antorchas con fuego. Los hombres la levantan y la cargan en sus hombros hasta entrar a la orilla del mar donde la sueltan con sumo cuidado, culminando la ceremonia entregando el cuerpo al espíritu de la naturaleza, con los cuatro elementos portados desde el nacimiento, desapareciendo cada uno para la regresión al origen.
Unas olas gigantes lo reciben como devorándolo en señal de bienvenida.
Los felinos, se transforman en grandes aves de plumaje blanco brillante, y lo acompañan en el mar emitiendo sonidos musicales como cánticos hasta llegar a su morada, desprovisto de la Fuerza y la materia densa.
Finalizada la ceremonia en la isla, los especialistas en construcciones funerarias, se dirigen al templo de los deseos junto al monumento Etrusco, en el cual por orden alfabético se encuentran ordenadas unas pequeñas cajas de orfebrería conteniendo en su interior un texto y el diseño de lápida o bóveda, que desean les sea construidas luego de su fallecimiento; son dejados allí por los mismos habitantes de la isla en vida. Estas cajas son retiradas por los especialistas y terminada la lápida o bóveda las dejan en ellas.
Las lápidas o bóvedas son simbologías del pensamiento que perece.
En cada sepulcro se representa la cultura del país originario del muerto; así también bóvedas con finos cristales tallados y esfinges. Cada una de ellas, registra su estadio en la historia de la humanidad. Pasado el tiempo en el no tiempo, cada bóveda o lápida, por sí solas se auto destruyen  convirtiéndose en un fino polvo, que el viento desparrama por la necrópolis y penetra en sus tierras vigorizando la vegetación de la más colorida paleta.
La isla tiene una variada geografía; altas cumbres con nieves eternas, que generan corrientes de agua cristalina y caudalosos ríos; hasta sectores de clima tropical todo el año, por lo que se pueden encontrar, diversas especies vegetales, frutales y florales que crecen en cualquier clima; algunos bosques que perfuman el aire. La tierra, tiene la característica de poseer nutrientes, con todos los minerales y representa el poder de la fertilidad. Como efecto purificador de energías, son frecuentes las tormentas eléctricas, con fuertes lluvias que limpian de todo mal a la isla.

………………………………..

El barco sin rumbo en la nada, navegaba lejos de la gran isla. En el trayecto, se encuentra  con dos felinos alados, de un blanco brillante, que comenzaron a seguirlo desde el cielo, ubicándose uno en la proa y otro en la popa. El sol, como foco luminoso, hacía que se desprendieran luces de sus alas. El capitán les dio la bienvenida, a la vez que les agradecía su compañía en la aventura. Luego de un largo recorrido de navegación, una pequeña isla rocosa se divisaba a lo lejos.
Los felinos alados, se despidieron del capitán y volaron hacia la pequeña isla. Cuando llegaron a ella, y al pisar el suelo de rocas volcánicas como un acto mágico le desaparecieron las alas; caminaron juntos hacia unas rocas menos irregulares y se acomodaron en ellas a reposar, bajo un cielo azul y rosado que parecía protegerlos. Uno distendido y el  otro al acecho, ambos con  penetrante mirada marcaban su territorio ante la posible llegada de depredadores.




©Elsa Gillari



Panteras Blancas

Tiza pastel sobre papel Schoeller 70X60 cm (1987)

(clic sobre imagen para ampliar)

(Colección privada)

Elsa Gillari
Copyright



No hay comentarios:

Publicar un comentario