Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

viernes, 27 de junio de 2014

Autorretrato III




Autorretrato III - Obra digital
Elsa Gillari
Registro Aicoa
(clic sobre imagen para ampliar)


El espejo me muestra un rostro y la cámara fotográfica otro… ¿quién soy de las dos?: "Ninguna".

Auto-conocimiento-auto-retrato… hurgar en lo más profundo y encontrarme con la nada... con el todo, "procesar" llegar al vacío, ese vacío saludable que dejaron  los viejos mandatos  que ya no están. Programas que ya no funcionan, sólo quedan algunos datos. En la nada la luz es intensa, debo usar gafas, aquí… todo resplandece, otras veces no...
Luz, Esencia, Ser, Yo Superior… la Creación... El Poder del Amor









VIDEO POEMA
Elsa Gillari
derechos de autor









miércoles, 25 de junio de 2014

Autorretrato II


Autorretrato II - obra digital
Elsa Gillari
registro Aicoa
(clic sobre imagen para ampliar)

“Explosión de colores, formas y,  yo ahí... entre tanta energía”


Me dio un ataque de pintar con color, pero en mi cuerpo. Sentí deseos de desnudarme,  pintarme toda, que el color me cubriera, me vistiera. Necesidad imperiosa, inmediata, mi esencia necesitaba manifestarse con una creación involucrando mi cuerpo; caída de colores desde mi coronilla; sin paleta ni pinceles, pintarme con mis manos, embadurnarme, sentir la presencia del color en mi piel; su temperatura, su energía,  su vibración, Yo color; era urgente, no pude, mi Ser se la entregó al Universo y que la tome quien la quiera tomar.
Hice esta obra digital, con colores fuera de mí. Otra expresión, pero no tan intensa… y juro que no aspiré aguarrás, es así, el arte tiene estas cosas…



miércoles, 18 de junio de 2014

Comentarios sobre VIEJAS CICATRICES, óleo sobre lienzo - Elsa Gillari


VIEJAS CICATRICES - óleo sobre lienzo

Elsa Gillari

Registro Aicoa 

(clic sobre imagen para ampliar)



“Cuando ves una obra de arte que te transmite algo muy sutil, que percibes algo, o te hace de espejo, es porque el artista la ha creado desde su Yo Superior o su esencia o el Poder. Ha dejado su impronta en ella y tú la captas, la obra te dice que detrás de lo que captas hay un artista. Si la obra no te transmite nada, no hay artista, sólo alguien que maneja muy bien la técnica y la ha creado desde su Yo Inferior, pero no desde su esencia, sino desde la mente o la Fuerza”

Elsa Gillari
………………………………………………….
Comentarios

Mi madre:
-Mide dos metros, es roble; no está en mi casa, pero no sé dónde está. Los clavos son hechos a mano por herreros artesanales. Lo mirás a lo lejos (toma distancia) y es de veinte metros. Los clavos son los que clavaron a Cristo, los que azotaron a Cristo antes de crucificarlo; también los que azotaron a los esclavos en la Favela brasilera, era un patio como un rodeo y los amos ataban a los esclavos a ese palo y los castigaban, le dejaban marcas en el cuerpo hasta matarlos a veces. Parece un Roble, no es Palmera… es Pino; me hace acordar a ese tronco que yo tenía en casa barnizado; ahora se pudrió y lo tiré. Es natural pero le falta vida atrás. No me gusta el fondo. Me gustaría que tenga una pradera, unos árboles y una nube arriba. Está en la tierra y también en el cielo. Entre el primero y cuarto clavo me gustaría una nube perdida detrás, y el resto cielo de un color celeste claro. Con horizonte, con árboles perdidos detrás, como si fuera un matorral, con pradera verde para que tenga vida o piso marrón color tierra… no sé… que tenga los mismos clavos. A mí me gustaría que pintaras al Cristo sacrificado en el palo, pero como no me gusta ver a Cristo sacrificado, poner a un negro que lo están azotando. Tal vez borrando los clavos de la derecha. Pintar a un negro con las manos arriba y atadas, abajo del primer clavo con una argolla clavada en el palo y ahí atarlo y que caiga. Sacar los clavos o mejor dejarlos como están, la argolla bajo el primer clavo y el negro caiga como caiga. El negro se apoya en el palo dando la espalda para que lo azoten. Es un tronco poderoso, fuerte, natural muy natural. Quiero que pintes uno con el mismo tronco, pero no me gusta el fondo, quiero un fondo con nubes y pradera… y que me lo regales.
Lástima que no tengo donde ponerlo en casa.
..............................


Mi esposo:
Lo miró y no emitió ninguna opinión. Se quedó callado mirando el cuadro y pensando. Todo el día, estuvo por momentos parado frente a la pintura y pensando.

..............................

Mi hijo:
-Ya terminé de pintar el cuadro, miralo y decime qué sentís.
-Ufa…  ¡ya estoy harto de este cuadro! No me gusta y no quiero mirarlo. Basta, hace rato que lo estoy viendo, desde que hiciste el boceto. No me lo pidas más.
-Pero si nunca te lo pedí; recién termino de pintarlo, necesito tu opinión.
-No quiero mirarlo, te dije basta.

..............................

Amigo:
-¿Qué te parece este cuadro? Vení, parate aquí enfrente y decime qué sentís.
-No, no quiero mirarlo, esos clavos no me gustan.

..............................

Amigo:
-Venganza, dolor… lastiman por odio.

..............................

Amiga:
-Mirá este cuadro y decime qué sentís.
-¡Ay! No puedo, ya lo vi y no lo quiero ver (evadía el cuadro y a mí)
-¿Por qué? Míralo por favor y decime qué sentís.
-Me hace mal mirarlo porque me recuerda cuando me operaron del apéndice y se me infectaron los puntos… ¿te acordás que te mostré la cicatriz y lo mal que me quedó? Me hace acordar cuando se me infectó la herida y el médico me sacaba los hilos, los puntos con una aguja de crochet, uno por uno, y cada punto era un dolor terrible. Es como esos clavos que parece que están tan clavados, que están lastimando la madera y la madera siente el mismo dolor que sentí yo. No quiero acordarme de cuanto sufrí, por eso no lo quiero ver
Porque me hace acordar y me revive ese dolor.
-Pero esto es un tronco con unos clavos clavados, nada que ver con lo que me decís.
-Ya sé, pero me recuerda mi operación y no lo quiero ver.
-¿Lo tendrías en tu casa este cuadro?
-¡Ni loca! Además no tengo dónde ponerlo.

.................................


Primo:
-Violación ¿Por qué romper la madera, lastimarla clavando esas tachuelas en esa madera tan natural y sana? Lo digo en el sentido de que se pudo haber hecho lo mismo, pero sin lastimar la madera, por ejemplo… no sé… pegarle cuidadosamente las puntas de las tachuelas con cinta transparente, con mucho cuidado y trabajo ¿entendés? más ecológico ¿por qué tiene que ser un tronco? Podría haber sido otro material ¿pero qué material hay para poder clavar tachuelas que no sea la naturaleza? ¿Chapa? ¡No! No se puede clavar una chapa (le dije que sí se puede clavar una chapa y me miró muy extrañado y no pensó en ningún otro material).
Cuando llegó a casa y lo vio, me dijo que no tenía luz propia porque lo enfocaba un spot. Apagué el spot y quedó con luz natural del ambiente, casi penumbra. El cuadro se veía con una luz natural pintada, que hasta yo me asombré. El tronco apareció fuertemente iluminado, con vida y luz propia y los clavos perdían fuerza; mi primo se sorprendió y dijo que le impactaba.

...............................

Amigo:
El árbol que da la vida, con muchas espinas en el camino. El árbol de la vida, yo tengo que esquivar muchas espinas para llegar a lo que yo quiero ser. Yo tuve muchas espinas en mi camino para llegar a ser lo que fui y lo que soy y veo la vida de otra forma, no me hago problemas por nada. El dinero no me interesa, sólo para comer y vivir. Lo tuve y lo repartí. Le hice la casa a mi hija. A otros les regalé ¿soy medio loco, no?

................................

Amigo:
-Es un tronco con clavos. Cada clavo es de diferente tamaño. Creo que son los diferentes dolores, porque hay clavos largos y muy clavados; otros más cortos que no lastiman tanto. Son “dolor”. Es un tronco que sufrió y sufre mucho. Mejor dicho no sufre más, porque no tiene cicatrices de los que se cayeron. Son sufrimientos del pasado, que no dejaron marcas… digo… los que se cayeron.

................................

Amigo:
-Parece que está en tridimensión, que se sale de la tela, esa luz está iluminando de una manera diferente. Esta pintura no es común como cualquier cuadro. Es diferente. Es simple pero dice mucho. Esos colores, ese turquesa, están bien hechos y combinados los colores. Tal vez con otro fondo no sería igual. Me da la sensación que sale del cuadro, o que no está apoyado ni en el aire, por eso como una tridimensión. Como que viene a mí ¡Me gusta mucho!
-¿Lo tendrías en tu casa?
- Por supuesto que sí, me encantaría.



¿Y vos... qué opinás?




domingo, 15 de junio de 2014

Luna Menguante


"Lunas" parte de Instalación: Humano Ser-Ser-Ser Humano - Elsa Gillari.


La Matriarca portadora de los secretos del árbol genealógico, consultó a la Luna Nueva. Luego de una sabia decisión, le hizo entrega a su única descendiente mujer, del oro celosamente guardado por años. Con este acto ritual, la nombró Chamana de la tribu.


Elsa Gillari
Safe Creative
Código: 1406151236265  


La poeta y escritora María Rosa Rodriguez Araya, comenta sobre Doña Rubina




Para que llegara, por fin a mis manos, la novela de 40 capítulos “Doña Rubina  esposa y madre abnegada “de la Editorial Dunken; debo remontarme a  mis primeros pasos en las páginas ning  literarias, que existen en la web. En esos lugares nos topamos  con personas que quieren eludir su soledad con encuentros virtuales, escritores profesionales,  y otros, que simplemente ven como una diversión, zambullirse en las aguas de la creación literaria; preferentemente en el ámbito de la poesía…no sé por qué todo el mundo cree que es más fácil escribir poesía. La cosa es, que entre tanto navegar de una página ning a otra, encontramos rostros amigos, que se repiten y que por su forma de redactar o de presentar sus creaciones se hacen más notorios que otros. Este es el caso de Elsa Gillari. Ella es una artista multifacética: la conocí, primero como artista digital, después por el material audiovisual subido a YouTube  “URO: Gestación Gillari González” y luego  pasé, sin darme cuenta, a ser su público cautivo e incondicional  con las anécdotas costumbristas de una dueña de casa, que fue entregando en forma semanal en estas páginas literarias. Este  personaje arquetípico, llamado  Doña Rubina es nada más y nada menos que la  narradora protagonista de la historia; utilizando para ello,  un chispeante lenguaje popular y una personalidad que oscila entre lo   impertinente y lo ingenuo. “La Doña”, a pesar de ser una dueña de casa que no trabaja, porque Cacho- su marido- se lo pidió, no tiene empacho en expresar sus puntos de vistas y visión de mundo al lector. Y poco a poco entre chismes, confesiones  y  anécdotas, que nos va contando al oído, logra hacernos reír en capítulos hilarantes, especialmente el 25; y en otros, lloramos junto a ella con sus desengaños y pérdidas. Por supuesto que con el éxito que tuvo, el paso siguiente e inevitable  fue hacer la novela, que les recomiendo leer. Eso sí, les digo de antemano, que yo ¡no la presto!



Visita el blog de Maria Rosa Rodriguez Araya:

miércoles, 11 de junio de 2014

ARÁCNIDOS



ARÁCNIDOS - Obra Digital

impresión en papel fotográfico o lienzo

con certificado y firma

Elsa Gillari

Registro Aicoa, todos los derechos reservados

(clic sobre imagen para ampliar)