Páginashttps://blogger.googleblog.com/2015/12/highlight-posts-that-matter-most.html

sábado, 7 de diciembre de 2013

Presentación libro "Doña Rubina", esposa y madre abnegada - Elsa Gillari



Obra de Portada: Elsa Gillari

(clic sobre imagen para ampliar)


"Doña Rubina", esposa y madre abnegada  
Elsa Gillari 

Editorial Dunken
En la 40 Feria Internacional del Libro en Buenos Aires 2014



Agradecimiento

En un principio, esta novela comenzó siendo relatos costumbristas. Los publicaba semanalmente en redes literarias y artísticas. Grande fue mi sorpresa cuando publiqué el primero. Mis amistades, artistas,  escritores y lectores de diferentes países, me pedían que siguiera escribiendo. Así lo hice, incentivada por ellos, que en cada publicación me expresaban que esperaban una próxima, comentando que les alegraba el día, algunos que estaban tristes y al leer Doña Rubina esbozaban sonrisas, les cambiaba el estado de ánimo; que ya amaban a ese personaje tan peculiar.
Me sugerían hacer el guión y presentarlo para TV, Cine, Teatro; otros que escribiera un libro. Así nació esta novela, amorosamente acunada con el cariño de mis seguidores.

“A todos ellos, va mi eterno agradecimiento, ya que sin ellos hubiese quedado quizás en un solo relato costumbrista”.

Elsa Gillari

---------------------

Prólogo


Doña Rubina, un ser angélico, puro, nacido de la creatividad de Elsa Gillari, artista plástica argentina, que con esta obra, su ópera prima, nos presenta su faceta de escritora. Y de las buenas.
Esta novela llega hoy a tus manos, y te trae una historia -en lenguaje coloquial-, forjada en una calle cualquiera, de un barrio cualquiera, ese al que no puedes olvidar, aunque no lo hayas vivido nunca, aunque sólo te lo hayan contado, porque en él la vida es otra cosa.
El sentido de la observación, la capacidad para crear situaciones diarias, donde lo absurdo va del brazo con lo grotesco y lo dramático, son dignos de ser resaltados.  No es nada fácil crear una historia en la cual, una mujer de barrio, con sus años encima, comienza a abrir los ojos a la realidad y a descubrir que  ese mundo, construido en su casa, en su hogar y con todo lo que en ello guarda -su admirado y amado esposo, sus hijos, su perro, sus plantas- son apenas poco más que sueños fugaces; que la realidad es otra, que es esa  pesadilla que no quiere ver. Esa a la que su inocencia de mujer de barrio, simple, casi ingenua en su picardía y apetencias, perteneciente a la clase media, va siendo devorada por el progreso.
Cada personaje, con su psicología bien definida, con sus altibajos, sus mezquindades y generosidades, cobra vida en esta obra y salen de ella para meterse en la nuestra y traernos recuerdos de realidades conocidas, creíbles. Parientes, amigos, vecinos, proveedores, todos están allí dando sabor a la historia, poniéndole el toque que necesita, convirtiéndola en una  obra que es el reflejo de una sociedad que todavía subsiste, aunque el barrio, tal como era, haya cambiado.
La habilidad de la autora al plasmar los rasgos de cada uno de los personajes, humanizarlos,  encarar la manera en que se van creando las distintas situaciones por las que estos pasan, se despliega como un abanico de seda y luz, atrapándonos en sus movimientos, haciéndonos sentir partícipes de lo que sucede a medida que nos entregamos a la lectura de esta novela corta, ágil, amena, pero no por eso exenta de la cuota de dramatismo y humor que la vida conlleva en el día a día humano. Es la destreza que sólo tiene quien ha vivido profundamente cada instante, y ha aprendido a reconocer el alma humana, sus debilidades, aceptarlas y no juzgarlas, es así como la escritora maneja su creación. De este modo concibe una obra que nos deja con la ilusión de haberla vivido, de haber tratado  a cada uno de los personajes.
Una lectura que es una caricia para el alma, una novela que imita a la vida misma, haciéndonos sentir que conocemos a Doña Rubina desde hace tiempo, aunque sea de a pedacitos, esos que van integrando a tantas Doñas Rubinas, las mismas que hasta el final arrastran sus ilusiones por este mundo nuestro, y a las que encontramos aún, por donde vayamos, inventándose historias para poder sobrevivir. Ni fracasadas ni exitosas. Ni bellas ni feas. Sólo mujeres con un corazón lleno de amor y de sueños, colgadas de una estrella, echando miel sobre la hiel. Mujeres que alguna vez deberán conocer la cara oculta de la luna. Que alguna vez deberán caminar descalzas sobre el asfalto caliente de las calles, y seguir adelante, juntando los mendrugos para formar una nueva  existencia, aprendiendo a vivir de nuevo.
Una de estas mujeres cobra vida en el alma de Elsa Gillari.  La bautiza Doña Rubina y la lanza a caminar por el mundo de la fantasía, ese mundo donde todo puede ser posible.




Teresa del Valle Drube Laumann - Escritora/Artista Visual























9 comentarios:

  1. Elsita!!!!!!!!!!!!!!! Felicidades, amiga, lo lograste, cómo me hubiese gustado estar ahí, imaginate, Doña Rubina, esa que tanto amo y con la que hemos convivido por semanas. Bueno, espero comprarte el libro. Ya nos comunicaremos. Besos y muchos pero muchos éxitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teatro te espera a vos como Doña Rubina, no le falles. Llamame en cuanto puedas. Besitos.

      Eliminar
    2. Felicitaciones, Elsa, y que continúes con tu arte!

      Eliminar
  2. Debes ser muy buena amiga de Elsa, Myriam. Tenemos una amiga de lujo, eh. Creativa y simpática. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. y sigue dando de hablar la Doña, amiga...jejejeje...un gran abrazote.

    ResponderEliminar

  4. esta tiene cuerda para rato, ya ni sé por dónde anda jaj... Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un aplauso para la artista que pone a danzar las letras y los colores. Un abrazo fuerte y mis deseos por un éxito total...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta Lopez, va también para ti mi agradecimiento, me incentivabas con tus comentarios tan divertidos.

      Eliminar